Sevilla tiene un color especial. Y si vas en verano, un calor especial también. Pero es un buen destino para hacer turismo en 3 días y disfrutar de sus calles y su gastronomía.

Qué ver en Sevilla en 3 días

La capital de Andalucía tiene monumentos únicos que no te puedes perder, entre ellos la archiconocida Giralda, la Plaza de España o la Torre del Oro. Además, su casco antiguo invita a pasear por él mientras las calesas cargadas de turistas circulan por las calles.

Día 1

La Catedral y La Giralda

La Catedral de Santa María de Gracia de Sevilla, junto al Alcazar y el Archivo de Indias están declarados conjunto Patrimonio de la Humanidad. Es el mayor templo gótico del mundo y la Giralda, de arquitectura almohade ya que antes era el minarete de la Gran Mezquita, es posiblemente el icono más reconocible de la capital hispalense. De esta época es también el Patio de los Naranjos.

Su retablo mayor, de madera policromada, está considerado el mayor de la cristiandad. En la Capilla Real descansan los restos de algunos de reyes entre ellos Fernando III que conquistó la ciudad a los árabes o Alfonso X El Sabio. También dentro de la iglesia se halla la tumba de Cristobal Colón.

La Giralda

De tapas

Al salir de la catedral es buena idea dirigirse a la calle Mateos Gago para tapear en dos bares típicos.

El primero, la Bodega Santa Cruz , también conocida como Las Columnas. Allí los camareros detrás de la barra cantan las tapas y la comanda y sirven sin salir de su parapeto las raciones y tapas que también se encuentran escritas en una pizarra con tiza que utilizan para apuntar la cuenta en la mencionada barra. Buenas tapas a buen precio.

Para continuar, podemos dirigirnos casi al lado a la Taberna Álvaro Peregil, donde puedes sentarte en las mesas de la calle con vistas a La Giralda y pedir más tapas y un vino de naraja típico, también a buen precio.

Real Alcázar

Se considera el Palacio Real en uso más antiguo del mundo, ya que los reyes de España siguen utilizándolo cuando visitan la capital sevillana.

Sin embargo, su importancia radica en que desde el siglo X ha sido escenario de la historia de la ciudad. Ya entonces el palacio y sus jardines eran el centro de la vida oficial y un lugar en el que eran bien recibidos los poetas musulmanes. Almorávides y almohades siguieron ampliándolo hasta la conquista castellana de la plaza. Después realizaron más ampliaciones y cambios de estilo por parte de los reyes castellanos y españoles, siendo especialmente interesante la reforma llevada a cabo por Pedro I a mediados del siglo XIV transformando los espacios almohades en su Palacio Mudéjar.

Paseo por el barrio de Santa Cruz y la judería

La salida del Alcázar y sus jardines se realiza por la Plaza de Banderas. Desde ahí se puede vagar sin rumbo por las callejuelas de este barrio y perderse por plazas y rincones con encanto o ir buscando lugares típicos del barrio, como la misma Plaza de la Santa Cruz, la Plazuela de Santa Marta, el Callejón del Agua y la iglesia de Santa María la Blanca.

Cena

Una cenita de tapas por los bares del barrio para completar el día o una visita a una freiduría para comernos un rico pescaíto frito puede ser el colofón final del primer día.

Día 2

Visita a Itálica

En este segundo día hay que dirigirse hacia la cercana localidad de Santiponce para ver las ruinas de la ciudad romana de Itálica. Hoy en día son famosas porque en su anfiteatro se han rodado escenas de Juego de Tronos, pero más allá de esto, pasearse por las antiguas calles de la ciudad viendo los restos arqueológicos y los bien conservados mosaicos es una gran experiencia para los turistas y amantes de la historia. Se recomienda llevar ropa cómoda y protección solar y para la cabeza además de agua si el día es caluroso, ya que no hay sombra y la superficie es extensa.

Posiblemente la mejor tarta de queso de Sevilla

La Alameda de Hércules es una de las zonas con más vida de Sevilla, por su paseo donde se colocan puestos donde artesanos venden sus mercancías y la variedad y cantidad de bares, restaurantes y cafeterías que hay.

Pero nosotros elegimos Artefacto Beers & Grill, donde degustamos una buena variedad de tapas elaboradas y carne, como la hamburguesa de vaca retinta y cerveza artesana. Pero lo mejor fue sin duda el postre, una tarta de queso por la que son muy conocidos y probablemente la mejor de Sevilla.

Palacio de la Condesa de Lebrija

Seguramente lo que más llame la atención de esta casa palacio son los mosaicos romanos procedentes de itálica que cubren el suelo de algunas de sus salas.

Además podemos encontrar diversas piezas arqueológicas expuestas y en la planta de arriba, sólo visitable con guía, se pueden ver las habitaciones rícamente ornamentadas y amuebladas con una gran colección de muebles, pinturas y bargueños.

Para conocer el horario de estas visitas guiadas se puede contactar por teléfono o preguntar en el mismo palacio al comprar la entrada.

Tarta y café

Es el momento de una pausa para un café. Y claro, un trozo de tarta para acompañar y reponer fuerzas. El mejor lugar para hacerlo es Dulce Trazo, donde hay gran variedad de tartas. Eso sí, el fin de semana el lugar se llena y a veces hay que esperar a que se quede libre una mesa, pero si no, siempre está la opción de pedir un trozo para llevar y disfrutarla en otro sitio.

Museo de Bellas Artes

Este museo alberga una importante colección de pinturas de artistas sevillanos, especialmente de Murillo y Zurbarán.

Cabe reseñar entre otros la Inmaculada Concepción de Murillo, Santiago el Mayor de Ribera, San Hugo en el Refectorio de Zurbarán o la escultura de San Jerónimo de Torrigiano.

Paseo por las calles comerciales y las Setas

Saliendo del museo podemos dirigirnos hacia la zona de las Setas de Sevilla y pasearnos por las calles comerciales aledañas, algunas curiosas donde se mezclan tiendas de vestidos de novia con trajes de sevillanas e incluso vestidos de novia sevillanas.

Cena

Desde aquí podemos dirigirnos a la plaza del Ayuntamiento y la del Divino Salvador para ir de tapas o bien seguir hacia el norte a la zona de la Alameda. Pero si te apetecen unas hamburguesas algo diferentes, Burguett es la opción a elegir. Aunque no destacan por un sabor fantástico, sí que supone una buena opción para una cena de este tipo.

Cervezas artesanales

Y para finalizar el día, no está mal ir a reponer líquidos y sales minerales a Bier Kraft, un establecimiento donde puedes probar varias cervezas locales y otras referencias nacionales en grifo y en botella. No tienen mucha cosa para cenar, pero se puede pedir algo de comer si lo prefieres a irte a otro lugar antes.

Día 3

Plaza de España

Si hay un monumento aparte de La Giralda que represente a Sevilla, ese es la Plaza de España. Con su gran edificio semicircular y su canal de agua es uno de los lugares más visitados de la ciudad.

Plaza de España en Sevilla

Luego puedes dirigirte hacia la Plaza de América y el Museo Arqueológico, o como hicimos nosotros, pasear y cruzar el Jardín de María Luisa hacia el rio.

El Guadalquivir y la Torre del Oro

Sin cruzar al otro lado se puede ir por la orilla del río y visitar si se desea la Torre del Oro. Si no, se puede subir y ver la Maestranza y aprovechar para tomar fuerzas con una tapita y un vermú en el Bar Taquilla.

Después lo suyo es cruzar el puente de Triana y pasear por la calle Betis para hacer fotos de la Torre del Oro desde el otro lado del Guadalquivir.

Queso y cerveza

Más allá de las tascas típicas sevillanas, en Triana hay un lugar que nos encantó. Aunque en principio su nombre indique un local nada sofisticado, el Bar Juan Carlos tiene una amplia variedad de quesos de toda España y cervezas internacionales y locales que harán las delicias del más quesero.

Palacio de Las Dueñas

Este palacio toma su nombre del desaparecido monasterio de Santa María de las Dueñas. Perteneciente a la Casa de Alba, se pueden visitar tanto los jardines como el edificio principal, con varias estancias y mobiliario y decoración propios de un palacio de estas características, además de una de las estancias que ocupaba con sus aficiones la anterior duquesa de Alba, bandera del Betis y foto de Miguel Bosé incluidas.

Hasta aquí nuestro itinerario. Como siempre, hay más opciones, pero esperamos que os sirva para coger ideas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies